Volatilidad divino tesoro

Volatilidad

El ser humano desarrolla una relación extraña con la volatilidad, no nos gusta pero la perseguimos. Aquellos que viven vidas tranquilas se aburren, pero los que no se aburren sufren de estrés.  Esto lo podemos trasladar prácticamente a todos los aspectos de nuestra vida y por lo tanto las finanzas no escapan a esto. Desde 2007 los mercados financieros han sido azotados por diferentes olas de desconfianza y declive, comenzando por la gran crisis de las hipotecas en los Estados Unidos, seguida por los problemas de la deuda soberana en la Comunidad Europea. Ya los primeros parecen haber superado los problemas hipotecarios, pero ahora deben lidiar con un fuerte déficit fiscal y comienza a perfilarse en el horizonte una corrección en los mercados de acciones y de bonos que actualmente superan records históricos. Europa también da síntomas de haber pasado lo peor, sin embargo esta semana el Bundesbank advirtió que ha duplicado sus fondos destinados a cubrir emergencias porque teme nuevas situaciones difíciles en la Comunidad Europea.

Los Venezolanos miramos los problemas ajenos con desdén, pensando “problemas los nuestros”, lo cual en cierta manera tiene sentido ya para cada quien los verdaderos problemas son los suyos. Desde 2007 Venezuela ha realizado elecciones regionales en 2008, parlamentarias en 2010, regionales y municipales en 2010, presidenciales en 2012, regionales en 2012 y ahora nos toca nuevamente elecciones presidenciales en 2013. Seis procesos en seis años, cada uno visto en su momento como la confrontación final, muy al estilo de las películas épicas. Adicionalmente dentro de este período de tiempo el mercado de capitales sufrió el cierre de la mayoría de las casas de bolsa del país, la estatización los tres principales emisores, CANTV, Electricidad de Caracas y el Banco de Venezuela. En general el mercado de capitales tal y como lo conocíamos desapareció.

En un entorno nacional e internacional como el descrito en los dos párrafos anteriores una decisión podría haber sido un retiro de las posiciones de inversión, mantenerse en efectivo y esperar que pasara la tormenta. Pero eso habría sido un error garrafal. Sobre este panorama los analistas debimos ver la película tomándonos una pausa para comer cotufas de vez en cuando, para así ordenar la información, separando la paja del trigo. No es no dejarse afectar por la realidad, más bien es interpretar bien el entorno, aprovechando la información real para llegar a las conclusiones más acertadas. Desde 2007 los mercados internacionales han dado ganancias espectaculares, tanto en renta fija como en variable. En Venezuela los títulos soberanos en moneda extranjera rindieron valores que superan con creces los entregados por otros de similar calificación de crediticia. El elemento central de la gestión financiera es obtener el mejor provecho del riesgo. Siendo que la volatilidad es un determinante del mismo, la protección contra esta es un elemento central. Hoy día una adecuada estructura de vencimientos de deuda y un balance de distintas calificaciones crediticias dentro de un portafolio de inversión pueden generar rendimientos atractivos, manteniendo adecuados niveles de seguridad. Por ejemplo Venezuela (riesgo B2 Moody´s) tiene papeles con vencimiento en 2013 y 2014, por lo tanto de corto plazo, que pagan intereses muy atractivos. Como se presenta en el gráfico siguiente. Bonos Venezolanos De acuerdo a la calificadora de riesgo Moody´s el PIB por habitante venezolano duplica la media de los países con calificación B. Otro elemento interesante es la dependencia absoluta del petróleo, constituyendo este el 96% de las exportaciones, lo cual es un riesgo muy importante para la balanza de pagos. Pero esa misma dependencia petrolera determina que sea un suicidio para las finanzas públicas el faltar en pagos de deuda en bonos. El monto que se arriesga al no pagar un bono supera con creces cualquier falso ahorro que se crea tener por omitir un pago de capital o intereses. El cuadro siguiente obtenido del Ministerio de Planificación y Finanzas presenta el cronograma de vencimientos de la deuda pública titularizada del gobierno central, de los bonos soberanos en otras palabras. De acuerdo a ese gráfico bajo las condiciones actuales, a corto plazo el riesgo parece controlado, a largo plazo la historia puede ser diferente. Son muchas los inconvenientes que pueden afrontar los títulos venezolanos, de ahí su calificación como bonos basura (por debajo de BAA2), pero también es cierto que estos se reducen si se toman posiciones de muy corto plazo. Pareciera entonces que los títulos venezolanos se han ganado un espacio en los portafolios de inversión. El tamaño de esa participación y el plazo de vencimiento son elementos que determinan la volatilidad total de la inversión, riesgo y rendimiento; el difícil balance. Bonos Venezolanos Amortización Es importante notar que este gráfico presenta solo una parte de la deuda, no refleja la deuda emitida con países como Rusia ni China, ni obligaciones de PDVSA ni BANDES, entre otros entes y obligaciones. Nuestro papel como consultores es gerenciar portafolios y ayudar a nuestros clientes a definir y cumplir sus metas financieras, en esto último consiste la planificación financiera. Gerencia de portafolios y planificación financiera son dos elementos prácticamente inseparables que implican análisis del entorno y de las características del cliente, conjugándolos con sus metas financieras. No se trata solo de generar el máximo retorno financiero, es especialmente asegurarnos de que nuestro cliente no se empobrezca.