Chipre y el Papa

 

Chipre y el Papa Francisco I tienen algo en común, la isla fue el primer país delChipre mundo en ser gobernado por un cristiano. El nuevo Papa es el primer gobernante de la Iglesia venido fuera de Europa. Ambos son profundamente marcados por la globalización, aunque desde ángulos distintos como es de esperar.

 

Chipre a diferencia del Papa tiene una historia muy turbulenta, derivada en buena medida de su posición geográfica. Prácticamente fue dominada por cada uno de los imperios que florecieron en sus cercanías; fenicios, griegos, egipcios, asirios, persas, romanos, bizantinos, cruzados, venecianos, turcos y británicos. Pero recientemente su historia parecía orientada a la estabilidad desde la inclusión en la Comunidad Europea en 2004, ya que no obstante geográficamente estar situada en Asia su cultura es europea.

Al ser uno de los países más pobres de la CE con economía centrada en la agricultura tradicional, decide modernizarse y evolucionar a la manufactura y los servicios. De acuerdo al CIA Factbook hoy día cuatro quintos del PIB son generados en el sector servicios. Turismo, servicios financieros e inmuebles son los sectores más importantes. Y aquí es donde comienzan los problemas, como en otros países del Mediterráneo la combinación desordenada de turismo con banca e inmuebles fue el beso de Judas que condenó la economía.

Pero existen ingredientes que hacen de Chipre una perfecta tragedia griega. Chipre tiene un sistema financiero mucho más permisivo que el resto de la Comunidad Europea, lo que generó un sobre – desarrollo en relación al tamaño de su economía. Los excesos de fondos en la banca generaron necesidad de colocar esos dineros fuera del país. ¿Qué mejor sitio que su vecina Grecia? El lugar perfecto, a no ser que este país hiciera un default de deuda; lo que pasó. Llevándose los ahorros depositados en los bancos chipriotas.

Ahora tenemos un nuevo capítulo de la crisis europea, solo que con elementos más novelescos. La pobre regulación de su sistema financiero provocó la entrada al país de lo que se sospecha son capitales de origen poco legítimo. Esto último de acuerdo a los criterios de las autoridades europeas, que se habían negado a cualquier tipo de ayuda hasta no mejorar los procesos anti lavado de dinero. No parece ser casual que el principal país extra comunitario con depósitos en Chipre sea Rusia.

Actualmente Chipre busca un rescate financiero para evitar el cierre de sus dos principales bancos que están insolventes. La solución propuesta por la Comunidad Europea ha levantado una gran polémica. La expropiación parcial de los depósitos bancarios donde todas las cuentas con más de €100 mil perderían 6.75% de su valor y los que tienen más perderán 9.9%. En estas condiciones el Banco Central Europeo prestaría €10 mil millones. Una respuesta tan radical genera dudas porque sentaría un precedente que generaría corridas contra cualquier país del que se sospeche alguna debilidad, lo cual puede ser catastrófico en una economía mas grande.

La solución anterior ha sido demorada por el parlamento y se ha declarado un feriado bancario hasta el jueves, sin cajeros ni banca electrónica. Mientras se llega a una respuesta de consenso. Hasta entonces el mundo y en particular la zona del Euro, dependen de lo que pase en una isla con apenas un millón cien mil habitantes. Si usted fuera gobernante de Chipre ¿Dormiría tranquilo sabiendo que la mafia rusa ha perdido dinero?