Venezuela de cabeza

La semana pasada comentábamos las tareas que a partir del 15 de abril asumiría el nuevo presidente electo, no esperábamos que para esta fecha una parte importante del país discutiera la elección. Dado que Nicolás Maduro fue proclamado recordamos la conclusión para el país con este presidente;mapa de venezuela y sus estados alreves

Alta inflación y reducción del gasto público, la mesa esta servida para bajo crecimiento o crecimiento negativo de la economía en lo que queda de 2013 y para 2014.

Con lo que no contábamos la semana pasada es con una cerrada elección, cuyo manejo posterior ha generado un clima de conflictividad no visto por nuestro país en mucho tiempo. Lo que reduce el margen de maniobra para la ejecución de políticas públicas. En un país cuyo déficit fiscal supera al de las más problemáticas economías europeas es un grave inconveniente. La agudización del clima político, sumado a caídas en los precios del petróleo y del oro, genera una situación aun más difícil y se refleja en el derrumbe de los precios de los bonos venezolanos. Al comparar los títulos venezolanos con otros de similar calificación de riesgo encontramos una disparidad en el precio, donde los venezolanos tienen un valor inferior a los otros comparables. Esto indica dos cosas, la primera es que el mercado esta exagerando el efecto de la crisis política sobre las finanzas nacionales o lo que tememos, que el mercado este anticipando una rebaja en la calificación de riesgo de los bonos venezolanos.

El primer escenario indica una oportunidad de comprar, el segundo más dificultades para obtener financiamiento externo, tal como es el caso de los créditos con China o Rusia. La definición por uno un otro dependerá del manejo de la actual crisis política, desafortunadamente las señales emitidas esta semana no son buenas y al parecer los tiempos de crispación llegaron para estar con nosotros por un tiempo indeterminado.

Tiempo de comprar, es posible, también es el tiempo de la prudencia. En todo caso esperamos que llegue el momento de enderezar a Venezuela.